june, 2022

thu09jun19:00thu21:30Liburu aurkezpena

Event Details

Xóchitl Frida: pinto con dolor y mucho amor

Iñaki Markez

Participan en el coloquio

  • Jorge Barrón, miembro de Osalde
  • Amaia Lertxundi, prologuista
  • Iñaki Markez, autor. Y miembro de OME y Osalde
    Frida Kahlo, o Xóchitl como también gustaba llamarle su padre, nombre que ella utilizara en
    algunos escritos y con varios amantes, promocionó un cuerpo difícil de habitar que albergaba
    recuerdos, vivencias, emociones sin fin. Padeció todo tipo de altercados, internos y externos:
    dolores intensos en sus piernas, brazos y espalda, dolores en todo el cuerpo, también dolores
    en su alma. Enfermedades inesperadas y traumas desde su tierna infancia, machacada en la
    adolescencia tras un grave accidente y con severas afecciones en su edad adulta. Acompañada
    de estados de ánimo que la hacían descender a los infiernos para volver a remontar poco a
    poco gracias a su enorme vitalidad.
    Estamos ante un cuerpo matrioshka escondido dentro de otro cuerpo y este, a su vez, dentro
    de otro, y otro, y otro. El cuerpo roto, bello y organizado, vive en el cuerpo creativo y solidario;
    y este, en el integrado, en quien tanto sufre y ama, en ocasiones con amistades pasionales. Un
    mismo cuerpo integrando otros cuerpos. Frida traslada su fascinante imagen a un travestido
    cuerpo roto, mientras elabora muchos “autorretratos” donde transforma el cuerpo de la mujer
    Frida en un cuerpo pictórico, muy humano, de una muñeca regida por las pulsiones del dolor,
    la creatividad y la pasión, que nos remite a la variedad de “Fridas” en sus retratos, a sus
    alegorías del dolor y del amor en una mujer con pensamiento propio.
    Frida Kahlo huyó de la resignación, nunca hubo un “qué le vamos a hacer”, sino que insistió en
    tratar de “hacer”, con su propio cuerpo tan maltrecho. De ahí que siempre tuvo presente el
    hacerse cargo del mismo, también cuando médicos, cirugías y acompañantes apuntaban en
    sentido contrario a sus deseos vitales. Demasiadas enfermedades y dolencias, aunque nunca
    quiso ser esclava de aquel cuerpo que tanto le limitaba en prolongadas temporadas. Dolorida
    o no, su autonomía le llevaba a pintar, aunque multiplicara autorretratos, a amar a este si
    aquel le era infiel, a buscar su libertad incluso dentro de las paredes de la Casa Azul. Frida supo
    habitar casa y cuerpo, se atrevía a mirarse y pintaba lo que veía en el espejo, sabía que aquel
    cuerpo era ella y sus comportamientos, deseos y sentimientos mientras vivía todo lo que
    experimentaba. Nunca quiso quedarse en el vestíbulo de su casa-cuerpo, supo sentir sus
    paredes y el mobiliario, los suelos y techos, las estructuras, flores, cuadros y adornos, que
    necesitaba y contemplaba en la totalidad del espacio. Enorme mujer en frágil cuerpo
    maltrecho y con mente atormentada que se nos presenta increíble, como un ejemplo para
    traer al presente. Creadora de una pintura metafórica, derivada de su enorme sensibilidad y
    los acontecimientos que marcaron su vida.

more

Time

(Thursday) 19:00 - 21:30

Organizer

OME-AEN